MIMESIS Y SUBSTRACCION

[eltd_section_title animate=»yes» title=»MIMESIS Y SUBSTRACCION»]

Es aceptado por pedagogos y neurólogos que el aprendizaje humano y animal se basa, entre otros, de múltiples y variadas acciones imitativas. Sin duda, pues, este método, el de imitar, es útil en fases primarias del crecimiento, tanto de los adultos como del bebé. El salto que se nos presenta, para esquivar estos moldes impresos de conducta, para pasar de la fase de humano gregario-mecánico a humano con capacidades mas individualizadas, y por tanto mas especificas y libres, es precisamente el salto que nos hace individuos mas en la senda de madurar en el quehacer creativo.

Aquel que nos hará un poco “héroes” para vencer y superar la mecánica imitativa. Un paso decisivo, un salto para ser hegemónicos enfrente  el propio miedo, la iniciativa a hacer de la propia existencia estética, un ser y un estar abierto a expectativas todavía desconocidas. Acometer iniciativas de investigación de todo aquello que, no podemos visualizar pero que desde la intuición, nos habla. En busca de una verdad estética, certezas, con capacidades para serenarnos. Para encontrar universos estéticos.

Habrá que esquivar todos los obstáculos, la mayoría personales, superar los condicionamientos que puedan estrechar esta experiencia creativa. Una técnica sencilla es adquirir el habito de la atención. Estar atento a todo aquello que se hace, para llegar a incorporar este estado de presente atento en nuestras maneras de enfocar los trabajos, de resolver los temas, de definir unos límites a la obra, etc y hacer posible el vernos a nosotros mismos, Ocurrirá que en ocasiones, demasiadas, nos descubriremos  repitiendo, imitando, copiando, robando( su eufemismo seria substracción), todo tipo de cosas, conceptos y actitudes.

Ser conscientes de nuestra propia “traza de mímesis”, sera el primer paso necesario, para dejar de serlo. Aceptar que ladrón no es unicamente el que roba una bolsa. Empezamos imitando, seguimos imitando tanto, que robamos hasta las actitudes, los comportamientos y los gustos. En los mundos de las artes, los robos son inconscientes, involuntarios. Y en otras ocasiones literalmente voluntarios…..Descubrirnos como grupo solamente, es reconfortante, sobretodo por aspectos de seguridad. Descubrirnos individuales, en un grupo, es sencillamente magnifico.

El siguiente paso que demos, seremos nosotros mismos, un poco mas. Antes decía, que nos haría un poco héroes, dejar de imitar. Y es que la seguridad que el grupo nos ofrece, absolutamente todo tipo de grupo, es paralizadora y cuando menos previsible. Sí, es exagerado que lo exponga con estos términos, puesto que el grupo ofrece plataformas de crecimiento, básicas, insustituibles, pero quedarnos, plácidamente, aceptando sin crítica elaborada por uno mismo, las propuestas foráneas, exteriores a ti mismo, no es creativo ni para uno mismo ni para la comunidad. ¿Andar solo, es una heroicidad?. Quizás andar en grupo también lo sea.

Excusadme este equívoco. Me refería al grupo genéricamente, como escudo de protección. Un dialogo abierto, sin complejos y prejuicios y con resultados positivos, es uno de los muchos beneficios, que podemos pedir al grupo. Si nos escondemos detrás de el, habremos dejado de existir. Habremos banal izado la individualidad.