POESÍA Y PINTURA

[eltd_section_title animate=»yes» title=»POESÍA Y PINTURA»]

La poesía me ofrece una pulsación vigorizante muy parecida a la pintura. Tiene sin embargo, una especial diferencia en en cuanto a sus signos cargados de significado predeterminado (escritura). Esta te mantiene más concentrado. La mente concreta ha de estar muy activa para expresar con frases y palabras, sensaciones y mensajes que quieres comunicar. A la vez recibir y sobre elevar el momento poético que te permite la sensibilidad para elegir, la delicadeza para mantener la secuencia y el ritmo poético que has querido escoger.

También la decisión para borrar, recomponer y abandonar caminos que provocan el descenso de las expectativas que esperas transferir al poema.

El poema, y bien que lo saben quienes son habituales en estas pericias, tiene muchas fases de creación. Hay que hacer una mixtura incorpórea con la idea, la propia experiencia vital, la energía, la música y esta labor, sutil, tenue, y a la vez de esfuerzo de extracción, que no se presenta fácil y espontanea. La espontaneidad se reconoce, son visiones, es luz que se convierte en mente-idea hasta convertirse en sensación y palabra. La pintura y la poesía, son expresiones diferentes para comunicar certezas y realidades muy internas.   

Las dos procuran en su elaboración, estados internos similares. Aunque en la poesía el esfuerzo intelectual es mes presente. Con signos diferentes, con significados idénticos, menos claros en la pintura. Sería emocionante preparar un experimento con pintores-poetas, mezclando obras y poemas de todos ellos, con un usuario mediano, con órdenes de acoplar, de reunir poemas y obras de un mismo pintor o poeta.   

(*) Debo convencerme que estas injerencias del ambiente no pueden ahogar el inicio interior, el impulso creativo propio. Una determinación, querida y sostenida será suelo nivelado donde podré basar y construir la columna, que vertical, iniciara el edificio de la creación artística. Determinación que nunca, ya, abandonaré. Sustraerse al dominio, a la dictadura, casi invisible, de conceptos y patrones formales, propios de unas sociedades primero y de culturas, es un trabajo de introspección y determinación gigantesca. La deglución debo  evitarla, con eficiente conciencia. En nombre de/y con libertad, ejercer las oportunidades de experimentación que la vida ofrece, para el aprendizaje de la creación. Siento que esta vía puede conducirme a una labor- experimentación sostenida en el tiempo.