POETA, VIDA Y VOZ

[eltd_section_title animate=»yes» title=»POETA, VIDA Y VOZ»]

Hay quién hace poesía y no lo es de poeta. Y hay poetas que no hacen poesía. El poeta vive la vida de forma especial. El poeta ve, y vive como poeta, haga o no poesía. Internamente, se mueve, y sobre todo observa, con diferentes esquemas perceptivos y estímulos al uso de la mayoría. Sus eficiencias son sutiles, difíciles de evaluar, pero fáciles cuando el lector afín, conecta con él. O escuchador, porque la poesía creo que es mas, llega a ser mas, cuando se articula con la voz humana y es escuchada.

La energía de la voz transmite algo mas que concepto. El poder de la palabra pronunciada acumula un poder parecido al de la palabra pensada, pero la vibración y el poder de lo pronunciado, siempre sera una expresión mas potente y con mas poder, podrá mas. Objetivo y cuidadoso, nunca tragado por la rutina y lo normalizado…atento a su entorno pero volcado, establecido en su ser interno.. no se asemeja a nadie empujado por presiones y soluciones urgentes. Es una actividad como de laboratorio en medio de la calle de la vida. Es filtro sensible, criba de la realidad, y con  su ver eficiente-esencial, divisa el nacimiento de próximas experiencias, o mundos diferentes.

Hace de conciencia, expresa sus pulsaciones, y refleja su experiencia en el parto-poema, la realidad de los otros. El lector, también, después del esfuerzo de acercamiento, conecta o no conecta. Si el nexo que se ha buscado, es energizado por el encuentro de la afinidad, nace una “amistad -secreta entre desconocidos”.

Una nueva luz, un acto de amor ha sido hecho. En él pervive un sentido, la sensibilidad e intención determinada de la busca de esencias, de realidad o sea, de certezas.. Realizar esta función en nuestras sociedades, sitúa al poeta cuasi en otra dimensión. De aquí la percepción que tiene la sociedad de nosotros, como “personas raras”.

Hacemos de nuestra propia experiencia una destilación filosófica, o amorosa proximidad a la verdad. Y de forma breve y bella.

Si, él nos regala breves catas de algo que parece muy diferente de lo normal.. Y sin embargo, recogemos del cotidiano, de nuestro acopio diario, los materiales. Porque la poesía no es útil, practica, exacta, funcional, ni productiva. Es bella, delicada, energética,..es realmente un dibujo especial, inocente. Bien, si es útil para algo lo es para el alma, después para la mente, y nuestras emociones. Es reparadora, quizás terapéutica y provisora. El poeta que ha tomado conciencia que lo es y lo trabaja acontece, con las palabras, un aprendiz de mago. No olvidamos que lo es, aquel que es maestro de sus actos y palabras. Que los controla. Su sonido y lenguaje, parecen explicar, de diferente manera a cómo nos comunicamos habitualmente.

Sus objetivos mas íntimos, explicados, confesados, provocarían una leve sonrisa a la mayoría, avezados a intereses  densos y útiles.

Es un adulto consciente y sensible con alma de niño. Él, ha sabido mantenerla vigorosamente inocente. Su recompensa es estar, ser en este estado de intención, abierta, a ver simplemente, habilidosa en excluir colgantes inútiles y barrocos que, desfiguran la imagen o realidad misma, que es la poesía. Pura serenidad. Puro entusiasmo. Pura expansión o intimidad intangible. Siempre hay quién, por el otro lado, cae en la energía de la angustia oscura. La libertad es  para usarla. Siempre experimentar. Objetivo, aprender.

(*) Debo convencerme que estas injerencias del ambiente no pueden ahogar el inicio interior, el impulso creativo propio. Una determinación, querida y sostenida será suelo nivelado donde podré basar y construir la columna, que vertical, iniciara el edificio de la creación artística. Determinación que nunca, ya, abandonaré. Sustraerse al dominio, a la dictadura, casi invisible, de conceptos y patrones formales, propios de unas sociedades primero y de culturas, es un trabajo de introspección y determinación gigantesca. La deglución debo  evitarla, con eficiente conciencia. En nombre de/y con libertad, ejercer las oportunidades de experimentación que la vida ofrece, para el aprendizaje de la creación. Siento que esta vía puede conducirme a una labor- experimentación sostenida en el tiempo.