RESPONSABILIDAD

[eltd_section_title animate=»yes» title=»RESPONSABILIDAD»]

Tomar responsabilidad madura ante la obra de arte o sea, dar una respuesta orgánica , llegar a la co creación, recrear con el autor la obra de la cual nos hemos enamorado, o sentimos una atracción especial hacia ella y la comprendemos,…. sería el modelo perfecto. Todos los objetivos, comportan un proceso, que mejor iniciar antes que nunca.

En la literatura se da otra realidad: una novela, como obra, lo es en sí misma, pero sin la lectura y comprensión del lector, sólo es papel impreso degrada ble. Los lenguajes estéticos no son tan fáciles de comprender. Utilizan alfabetos y códigos que, a lo largo de los años de escuela, no nos han sido enseñados. El objeto artístico, no ha sido comprendido. Podemos disfrutar de su presencia, solo residual mente.

(*) Una misma obra, ante espectadores de diferentes sensibilidades, aquí la cuestión. La primera sensibilidad, sería la incubada en la norma y conducida por las convenciones más al uso y alejada de escucharse, y de sentir los propios latidos y gusto maduro. Si el artista obtiene opiniones positivas de este grupo de espectadores y los hace caso, su arte posiblemente degenere, para seguir obteniendo criticas positivas. No siempre la reacción sera esta, evidentemente.   

La otra sensibilidad, con un poder de calificación vibrante y en investigación dinámica y profunda de elementos plásticos que generan una energía muy cercana a la del artista, penetra con intensidad la obra, y su observación entra en resonancia, recrea y con todo este proceso de aproximación comprensiva, acaba la obra. Esta inmersión, este entrar en el propio proceso del artista, cuando el espectador se hace co participando de lo creado, en este grado, aquí estamos ante otra realidad. Es sensible a las transferencias del artista. Hay resonancia.

La obra llega a abrirse, se convierte en una obra abierta, o sea, adquiere receptividad, posibilita a recibir latidos exteriores a ella y el espectador, ahora  “el autor” de esta aproximación tan intima, como decía antes, hasta qué punto, no es co creador? Una respuesta de este nivel, aproximaría el arte a unas cotas de comunicación inimaginables. Habríamos cruzado los limites de la obra personal, para inaugurar una obra, nacida y ofertada por un creador a los otros y compartida por todos.

(*) Debo convencerme que estas injerencias del ambiente no pueden ahogar el inicio interior, el impulso creativo propio. Una determinación, querida y sostenida será suelo nivelado donde podré basar y construir la columna, que vertical, iniciara el edificio de la creación artística. Determinación que nunca, ya, abandonaré. Sustraerse al dominio, a la dictadura, casi invisible, de conceptos y patrones formales, propios de unas sociedades primero y de culturas, es un trabajo de introspección y determinación gigantesca. La deglución debo  evitarla, con eficiente conciencia. En nombre de/y con libertad, ejercer las oportunidades de experimentación que la vida ofrece, para el aprendizaje de la creación. Siento que esta vía puede conducirme a una labor- experimentación sostenida en el tiempo.