TRANSGRESION, AUTOCRITICA Y SUPERVIVENCIA

[eltd_section_title animate=»yes» title=»TRANSGRESION, AUTOCRITICA Y SUPERVIVENCIA»]

Sólo podemos llevar a cabo el acto de transgresión cuando, todavía uno esta instalado, en el territorio de la norma. Una vez, se han pisado zonas de auténtica libertad, la transgresión es tan continua habitual y cotidiana que deja de tener peso especifico y significado como tal. Hemos hecho un “otro-salto”, dejadme decirlo así, estamos a otro nivel. La libertad en acción, ha fundido, el concepto de transgresión. Lo ha borrado de la escena, puesto que la propia transgresión es tan continua que ha dejado de ser un opuesto, para convertirse en única realidad.   

Atención! en libertad, crearemos sin advertirlo, nuevas normas que detectaremos “normalizadas”. Si no estamos atentos, llegara el día en el cual, nos veremos ejerciendo, otra vez, de transgresores de nuestras propias normas. Todo esto parece, no tener final. La transgresión no deja de ser en esencia, una feroz y sostenida auto-critica. El rapto de la libertad, es la contrarrevolución habitual y cotidiana. En arte, reducto de su supervivencia se hace urgente estar atentos. Qué herramientas pueden ofrecernos, eficientes servicios para ejercer esta atención? Sin duda estamos ante un cúmulo de reflexión por llevar a cabo. Trascender nuestra propia personalidad, significaría una transgresión de consecuencias creativas inimaginables…

(*) Es evidente que las individualidades, las lenguas, los territorios, lo pequeño, lo particular, lo local, lo especial, culturas enteras..los propios artistas y creadores… tiende a ser asimilado, diluido, borrado, cuando no exterminado, por “esquemas amplios”, (¿?) por seducciones, por campañas que deshacen y  que convierten estas calidades humanas, esta diversidad creada y rica en matices de todo orden, en modelo único o estándar. Una fuerza con motor ideológico y ejecutivo de paradero desconocido, por su complejidad, que somos incapaces de identificar, va a seguir con su di lución, la cual , probablemente llegara a afectarnos a nuestra individualidad mas intima y creativa. Pienso que reaccionamos poco ante una agresión a valores tan intrínsecos de nuestra cultura creativa.

Sometidos a intereses convencionales, (lo convencional es intencional y organizado, hasta el punto que lo que parece azar, es preconcebido y preparado). Habrá que hacer algo, para que prevalezcan intereses personales. Enfrente esto, quizás el arte como disciplina, con todos sus medios, puede tomar el papel de transgresor, hacer una reflexión en mayúscula. La transgresión como lenguaje en sí.  Transgredir la norma que dicta nuestra aniquilación como seres creativos.

Dirigir esfuerzos en formar un alfabeto emitido con plena conciencia, para crear una semántica llena de significados liberadores. Una acción en el tiempo y no como esencia estética, en su objetivo. Atención, en no ser deglutido, digerido y asimilado. ¡ Paradoja!, lo que debería  adelgazar, acontece grasa.¡ Ahora veo que esta función ja esta instalada en su ADN ! Me observo a mí mismo, en ocasiones, descubriendo,  lo obvio o verdades  palmarias y evidentes. Si juego a la reflexión sin complejos, he de aceptar este peaje.  Aunque es reconfortante para la propia autoestima llegar, a objetivos determinados con medios propios. Coincidir aunque sea en tiempos distintos, no le resta valor al descubrimiento. Es mas, reivindico el método como una capacidad mas, para anular los miedos que nos mantienen acomplejados ante el grueso del conocimiento, el cual solo parece que unos pocos puedan meterse con el.  Ya se me entiende. Sin embargo, preguntémonos, ¿es fiel el arte a su ADN?

(*) Debo convencerme que estas injerencias del ambiente no pueden ahogar el inicio interior, el impulso creativo propio. Una determinación, querida y sostenida será suelo nivelado donde podré basar y construir la columna, que vertical, iniciara el edificio de la creación artística. Determinación que nunca, ya, abandonaré. Sustraerse al dominio, a la dictadura, casi invisible, de conceptos y patrones formales, propios de unas sociedades primero y de culturas, es un trabajo de introspección y determinación gigantesca. La deglución debo  evitarla, con eficiente conciencia. En nombre de/y con libertad, ejercer las oportunidades de experimentación que la vida ofrece, para el aprendizaje de la creación. Siento que esta vía puede conducirme a una labor- experimentación sostenida en el tiempo.