VACIO Y PODER

[eltd_section_title animate=»yes» title=»VACIO Y PODER»]

En la pintura, el vacío me gusta usarlo como signo que construye el gran símbolo de poder, de valía, de trascendencia. Trascender a que?.  Trascender en espacios, a estados, a modas, a situaciones, a resultados, a obras….que no conozco, que quiero experimentar. Siempre con los medios endògenos. La tentación de dejar una tela en blanco es realmente esto, una tentación. Tentación o posibilidad de no entrar a jugar el gran juego, cuando ya somos y estamos encima el tablero. Sería escoger la senda de la no participación, y esto es licito, pero no creativo. Esta afirmación sería discutible, quizás, frente la visión Taoista de la realidad. El no hacer, se considera el acto más creativo o cuando menos el más sabio, por avanzado, y evolucionado. De todos modos, el Taoista no es que no participe en la acción, si no que él escoge como acción, la no-acción. La no acción intelectual,la acción espontanea. He descubierto que mejor hablar de vacuidad que de vacío, pues este es femenina.

Sólo tiene de creativo el hacer un acto libre, de elección. Es la original y primigenia acción. Pienso que el artista debe escoger la senda de su libertad primero, querer jugar, con libertad después y finalmente seguir jugando… o sea siendo en una continuidad fluida.. El gran juego de la creación no tiene límite o final, el vacío es la plenitud a llenar, a dibujar, a pintar, a vivir. Muchos trabajadores del arte, los artistas, han manifestado ganas de dejar lienzos blancos y muchos otros, lo han hecho en otros órdenes de la existencia.

Este fenómeno es recurrente e inequívoco. Actuar responsable mente es un reto. Si nos preguntamos el porque, os tengo que decir que, creo que han llegado a sentir profundamente y con sinceridad dentro de ellos que, el blanco puro, limpio, ausente de todo, paradogicamente, era portador de todo, lo manifestaba todo. Su intuición, aparecía, posiblemente, muy agobiante. Su experiencia, se presenta intransferible con medianos tan leves. Él tiene la experiencia y la podrá comunicar a través de su obra manifestada con signos inteligibles. Quién entenderá un lienzo en blanco? Sin embargo, mantener al vacío como muy presente y con papel de protagonista, ahora se hace mas comprensible.

Quiero acabar esta entrada sobre el vacío con las inestimables palabras de Lao Tsé, de su libro del sentido:”Con arcilla se fabrican las jarras; en ellas aquello útil es la nada, su espacio vacío. Se agujerean puertas y ventanas para hacer la casa y la nada de ellas acontece aquello más útil para ellas. Así pues, en aquello que tiene el ser, hay el interés, pero en el no ser, hay la utilidad.”

Tendríamos que ejercer una capacidad laboriosa y tenaz, que supiera captar y ver, a pesar de todos los posibles ruidos que cubren o deforman la obra, una capacidad muy aguda formada de discernimiento, instinto y conocimiento. Siempre, teniendo muy en cuenta al autor, y no sólo la obra.