ZEN

[eltd_section_title animate=»yes» title=»ZEN»]

Za-Zen es simplemente sentarse – o andar- y mantenerse expectante en actitud de absoluta confianza y máxima atención, relajada. Zen no es organizar las cosas según Zen. No es negar que se tiene cerebro, sino usarlo cómo se usa un plato cuando se quiere comer sopa. Zen es la simplicidad o la complejidad, y ninguna de las dos; es propio de imbéciles, doctores y en muchas ocasiones de gente normal. Zen es comer la sopa con gusto y agradecimiento hacia la vida, o sea el cocinero/a y el hortelano proveedor…….  comerla con alegría y digerirla, también es Zen. Después de tantos días sentado, tuve ganas de andar y entonces no supe que esto era zen. Me dije a mí mismo; tu grado de imbecilidad ha crecido…esto es puro Zen, y lo vi todo un poco diferente. Cansado de tanto pintar, descanse y supe que esto también era Zen. Cuando vi el melocotón iluminado por el sol de la tarde, pensé que no era Zen, por demasiado tópico. Por fin  dejé de pensar en si lo era o no lo era, y entonces me sentí Zen. Me he pedido una palabra, una sola que explicase “razonablemente” Zen. He elegido sinceridad, pero a estas alturas no recuerdo nada.

(*) Hoy me preguntaba cual seria la palabra mas alejada de Zen. Como una centella me ha aparecido a la mente la palabra, duda.(*) Ahora añadiría, miedo.

(*) Pre Zen es cuándo ni sabes que puedes estar dormido o despierto. El post Zen es cuándo te confirmas a ti mismo, que eres un durmiente. El Zen del medio se  inicia cuándo tomas conciencia de que tienes dos opciones claras a elegir. Seguir durmiendo o iniciar una vía para ir despertando. Y ¿despertar a que?, y ¿seguir durmiendo a que? Entonces es cuando ZaZen, o sentarse, o caminar, o pintar toma sentido. Y sobre todo cuando has tomado consciencia del magnifico presente a que uno debe estar atento para gozarlo.

Ignorancia y conciencia. La disipación de la primera alimenta la segunda. ¿Es la ignorancia el primer peldaño de la conciencia?   

(*) Hay dos palabras que juegan un papel clave en este juego evolutivo.

Ignorancia y conciencia. La disipación de la primera alimenta la segunda. Aunque mas que reflexionar, lo que me gusta es sentarme o ver y en la espera descansar de los esfuerzos. Al fin, el conocimiento, la belleza, las certezas, son y están dentro de y no fuera de mí. Esfuerzos para ir a ninguna parte. Esfuerzos solo para al fin reconocer la naturaleza original propia y compartida.

(*) Zen es para mi una actitud interior y consecuentemente externa de respeto y que huye de creaciones ausentes de autenticidad.

(*) Debo convencerme que estas injerencias del ambiente no pueden ahogar el inicio interior, el impulso creativo propio. Una determinación, querida y sostenida será suelo nivelado donde podré basar y construir la columna, que vertical, iniciara el edificio de la creación artística. Determinación que nunca, ya, abandonaré. Sustraerse al dominio, a la dictadura, casi invisible, de conceptos y patrones formales, propios de unas sociedades primero y de culturas, es un trabajo de introspección y determinación gigantesca. La deglución debo  evitarla, con eficiente conciencia. En nombre de/y con libertad, ejercer las oportunidades de experimentación que la vida ofrece, para el aprendizaje de la creación. Siento que esta vía puede conducirme a una labor- experimentación sostenida en el tiempo.